Consejos para ser una mamá fit

No es tu imaginación: hacer ejercicio después del embarazo es una de las mejores cosas que puedes hacer. Aun así, existen muchos factores que parecieran ponerle obstáculos a algo que de cajón encontramos muy lógico. Estas razones terminan jugando un papel muy importante cuando se trata de recuperar la figura, literal pueden tener un efecto en tu nuevo
día a día como mamá.


El cuerpo cambia durante el embarazo y es importante darle tiempo a la vuelta al ejercicio, muchas mamás tienen la idea de que una vez que llega el bebé desaparecen esos kilos extra, cuando en realidad tu cuerpo necesita moverse, cuidado y
atención para volver a estar fit.

No te sientas culpable

Uno de los retos más importantes en este proceso es encontrar el tiempo para hacer ejercicio, está comprobado que la falta de actividad física le genera a muchas mamás falta de sueño, cansancio y culpa, la última por no saber cómo programar el tiempo para las actividades propias con un nuevo o nueva integrante en casa.

Una vez que logres volver a incorporar el ejercicio a tu rutina, te darás cuenta que éste te ayudará contra el estrés, a mejorar el ánimo y la calidad del sueño, todo a base de pequeños logros en combinación con una alimentación saludable e hidratación constante.

¿Cuándo empiezo?

Tan pronto te sientas lista es la respuesta general para esta pregunta, no obstante, incluso si tuviste un parto natural sin complicaciones, es importante que hables con tu médico antes de arrancar con el ejercicio. Si todo está en orden, podrás arrancar a los pocos días de haber dado a luz. Si el parto fue por cesárea o tuviste algún tipo de complicación, probablemente tengas que esperar un poco más por la naturaleza del procedimiento.

¿Cómo empiezo?

La recomendación general de ejercicio para las mujeres es de 30 minutos de actividad aeróbica moderada-vigorosa que sumen un total de 150 a la semana, pero no te preocupes, puedes ejercitarte en casa en lapsos de tiempo controlados y adaptarlo a tu día a día con programas como #ANSAnywhere en el que tendrás acceso a rutinas que te ayudarán durante
este proceso con la curaduría de ejercicios de bajo impacto que Alice tiene para ti.

Si acabas de ser mamá es muy importante que le des tiempo al calentamiento y al enfriamiento; también, ve aumentando la dificultad en tus ejercicios poco a poco para tener tu cuerpo al cien. La actividad física después del embarazo puede ayudarte a bajar de peso, mejorar tu condición y fortalecer tus músculos y todo esto se traducirá en un aumento general de tu energía, menos estrés y hasta podrás reducir los síntomas de la depresión post parto.

Los ejercicios enfocados en la pelvis y el abdomen son un excelente punto de partida para tonificar gradualmente los músculos que por lo regular presentan más cambios durante el embarazo, enfócate en el trabajo muscular que sea de bajo impacto y te permita estirar y fortalecer poco a poco tu cuerpo.

Los ejercicios de Kegel son también una gran opción para fortalecer el suelo pélvico, intenta hacer por lo menos 3 series de 10 a 15 repeticiones al día para regresar el soporte al útero, vejiga, intestino delgado y recto.

Planea tu semana con calma y no olvides escribir los pequeños logros y retos que te pongas diario, compártelos con tu familia y acuérdate que tu cuerpo sigue en un proceso de cambio, la lactancia acompañada de una dieta sana y ejercicio moderado serán tus mejores aliados en este punto en el que ya no estarás comiendo, sino ejercitándote por dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *